SMUIN brindó a Carmel su “Dance Series 02” con un tributo de danza moderna dedicado al “Summer of Love”

1

Por: Madalyn Spyvey

CARMEL-BY-THE-SEA, CA – Después de haber tenido presentaciones triunfales en Mountain View, Walnut Creek y San Francisco, SMUIN concluyó su más reciente temporada en el Sunset Center de Carmel los días 2 y 3 de junio con la presentación de Dance Series 02, en la cual se reveló la premier mundial de la celebración de “Summer of Love” por Trey McIntyre, y también The Poetry of Being de Nicole Haskins y Broken Open de Amy Seiwert.

9

Estados Unidos creció con la danza. De las calles al escenario, la danza captura los gestos cotidianos, los bailes sociales, los elementos culturales, los temas político-sociales y la espiritualidad. Estas fuentes —en combinación con la independencia, los riesgos tomados, la exploración y la persistencia— han dado forma a la danza moderna americana. Con sus vocablos diversos de movimiento, impulsos coreográficos individuales y preocupaciones socioculturales, la danza moderna americana es piedra angular insustituible y tesoro nacional.

5

Desde su nacimiento a principios de la década de 1900, la danza moderna ha sido uno de los pilares culturales en el país y un embajador de importancia de la cultura estadounidense en el extranjero. Este género de la danza ha evolucionado a medida que las generaciones han hecho aportaciones o se han rebelado contra sus maestros, logrando crear un linaje caracterizado por la innovación. Tal y como lo demuestra la historia, no se trata de un estilo nítidamente definido, sino más bien de una búsqueda en evolución constante por descubrir y compartir el potencial expresivo del movimiento del cuerpo humano.

8

La danza moderna americana, ligada a fuerzas culturales más amplias, tiene sus orígenes en el idealismo y la rebelión que responden a las nociones utópicas de la libertad del cuerpo y el espíritu, la búsqueda de la autoexpresión y el enorme potencial de Estados Unidos. Sus principios se remontan a Isadora Duncan (1877-1927), quien en reacción contra los espectáculos de ballet y los entretenimientos populares, puso su ahínco en descubrir una forma natural de movimiento y elevar la danza a una forma de arte para expresar ideas y emociones. Su danza estaba vinculada a las reformas en la sociedad, especialmente los derechos de la mujer. A pesar de ser estadounidense, Duncan se presentó principalmente en Europa donde también fundó escuelas, lo cual marcó el inicio de una red internacional de influencias.

10

La década de 1960 trajo rebelión social a los EE. UU. La danza moderna fue marcada por su influencia y reflejó las tendencias de la época. Algunos de los bailarines de Cunningham, por ejemplo, rechazaron su énfasis en la técnica y se destacaron como figuras posmodernistas. La Época del Judson (1962-1968) fue de gran influencia y lleva el nombre de la Judson Church en la Ciudad de Nueva York donde se reunían intérpretes de vanguardia. Estos artistas revolucionarios, entre los que figuraban David Gordon, Yvonne Rainer, Trisha Brown, Steve Paxton y Deborah Hay participaban en talleres de movimiento dirigidos por el acompañante de Cunningham, Robert Dunn; su primer concierto tuvo lugar en la Judson Church en 1962.  La década de 1960 generó preguntas: ¿Debería la danza moderna explorar el movimiento, la expresión personal o cultural, la narración de cuentos o los problemas político-culturales? ¿Debería el movimiento ser natural o artificial, diestro y virtuoso?

6

Hoy en día los intercambios internacionales ocurren de forma más rápida, con lo que la danza se enriquece a nivel global. Las influencias de la danza americana incluyen el Butō japonés, la danza-teatro (tanztheater) alemana, la danza clásica de la India, la danza china y el capoeira del Brazil. Los coreógrafos afroamericanos contemporáneos han ampliado su alcance mediante colaboraciones con compañías africanas.

4

El término danza moderna abarca una amplia variedad de estilos y contenidos y algunos de los temas o características han sido recurrentes a lo largo de su historia. De ahí que la danza moderna sea más bien un punto de vista que un vocabulario o estilo de movimiento. Si bien existen preferencias generales para los movimientos —el potencial expresivo del torso o reconocer, en lugar de desafiar, la gravedad— los mismos no son sin embargo universales.

2

La danza moderna no se define en términos del dominio de un vocabulario, sino como un modo de expresión. La innovación, la identidad personal y/o cultural y la pertinencia social son temas resonantes. El móvil de la coreografía puede ser algo tan sencillo como moverse, contar un cuento o destacar un punto de vista. El género abarca el virtuosismo técnico así como los movimientos cotidianos naturales. La inclusión de la danza moderna incorpora ideas e influencias de otras culturas, y tal como lo deja claro su historia, la danza moderna está en constante movimiento, cambiando y reinventándose, valorando la reinterpretación, la autoexpresión y la innovación a medida que ilumina de forma poderosa la condición humana. Twyla Tharp lo ha definido bien: “Lo moderno no es menos, lo moderno es más. Es todo cuanto se ha hecho y más.”

Para seguir de cerca a SMUIN, visiten su sitio oficial:  http://www.smuinballet.org/

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s